Evaluación Global Subjetiva

Al ingreso del paciente se realiza la Evaluación Global Subjetiva (VGS). Esta metodología se emplea para identificar las características asociadas con problemas nutricionales.

Este método resulta simple y de bajo costo  ya que solo se necesita una mirada entrenada del profesional en nutrición y es suficiente para,  a priori, determinar su estado nutricional.

Como parte de la VGS, se realizan 2 pasos:

1) Anamnesis alimentaria

Se interroga al paciente o a la familia para conocer si en el último tiempo se detectó:

  • Pérdida de peso gradual o rápida.
  • Cambios en la ingesta con respecto a lo habitual
  • Síntomas gastrointestinales
  • Alteraciones en la capacidad funcional o nivel de energía
  • Impacto de la enfermedad en sus requerimientos nutricionales

2) Examen físico:

Es rápido y básico para detectar signos clínicos de deterioro y/o exceso nutricional y  cambios en la composición corporal.

  • Perdida de grasa subcutánea
  • Depleción muscular
  • Edema maleolar
  • Ascitis

Todos los datos recolectados permiten categorizar a cada paciente como:
A = Bien nutrido
B = Sospecha de desnutrición o desnutrición moderada
C = Desnutrición severa.

Debido a que se trata de una valoración subjetiva, posteriormente se realiza una evaluación nutricional objetiva con datos de laboratorio, medidas antropométricas  y observación de la evolución e intercurrencias a lo largo de la internación, con  monitoreos periódicos.

 

Evaluación Nutricional Objetiva

Se realiza posterior a la VGS para definir la metodología de acción a implementar. La evaluación nutricional objetiva tiene los siguientes componentes:

  • Historia clínica: Teniendo en cuenta que nuestros pacientes vienen derivados de una institución de agudos, la misma se confecciona teniendo en cuenta, entre otros datos,  la epicrisis de traslado que detalla la vía de alimentación, aporte calórico diario, intolerancias digestivas si las hubiese, etc.
  • Peso: Dentro de las 48hs de producido el ingreso del paciente, se registra el peso con balanza digital para pacientes postrados. Este seguimiento se realiza una vez por mes o con mayor frecuencia de acuerdo a la patología del paciente y consideración de equipo médico.
  • Talla: dado que la mayoría de los pacientes internados no logran bipedestar, la misma se obtiene según la estimación mediante la altura talón-rodilla utilizando un calibre para huesos largos.
  • Parámetros bioquímicos: Son controlados sistemáticamente al ingreso del paciente, continuando luego con una determinación mensual o con mayor frecuencia de acuerdo a la patología del paciente. Entre otros parámetros se monitorea la evolución de  prealbúmina, albúmina, transferrina y recuento linfocitario.

El propósito principal de la evaluación nutricional es detectar riesgos y aplicar técnicas de valoración específicas para decidir el plan de acción y el seguimiento correspondiente.

La mejora nutricional tiene un impacto positivo en la recuperación muscular, curación de lesiones por decúbito, mejora inmunológica, etc. por lo que es parte prioritaria del seguimiento de los pacientes internados.

 

BIBLIOGRAFIA

  1. Consenso final de Evaluación Nutricional. Felanpe. www.aanep.com/docs/Consenso-Final-EvaluacionNutricional.pdf.
    Año 2009. 10-14
  2. Torresani ME, Somoza MI. Lineamientos para el cuidado nutricional, Ed. Eudeba. Año 2011. 33-54